En los últimos años la manera en que se celebra la primera comunión ha cambiado mucho. Han cambiado también las expectativas de los niños que actualmente no se conforman con una muñeca tipo Nancy o un estuche de lápices. La compra de un regalo para comunión es sin dudas un desafío para los invitados que por un lado quieren cumplir los deseos de los pequeños y por otro – no  quieren arruinar sus propios bolsillos. ¿Qué les podemos aconsejar?

Novedades tecnológicas

Como es bien sabido, los niños cada vez empiezan más rápido a usar los dispositivos electrónicos. Las tabletas, los videojuegos e incluso las gafas de realidad virtual forman parte de la vida diaria de muchos de ellos. No es de extrañar que estos accesorios tecnológicos son los obsequios más anhelados por los pequeños y consecuentemente los más escogidos como un regalo de primera comunión. Si nuestro presupuesto no permite tal gasto, podemos regalar un drone. Este juguete electrónico será interesante especialmente para los muchachos que seguramente se van a divertir haciendo acrobacias en el aire y grabando videos de su recorrido. Un minidrone lo podemos conseguir incluso a 50 €.

Ocio al aire libre

Otros regalos interesantes que vale la pena considerar tienen por cometido desarrollar el hobby de un niño: una cámara fotográfica instantánea para un artista jóven o un patinete eléctrico para los deportistas en desarrollo además de aumentar las habilidades de los niños, por un momento los van a distanciar de las pantallas de sus celulares y la TV. Los regalos mencionados nos van a costar unos 65 – 80 €.

Imaginación, estrategia, lógica y mucho más

Si queremos que nuestro regalo para comunión contribuya al crecimiento multifacético del pequeño, optemos por un obsequio que desarrolle su imaginación. Los juegos de mesa, por ejemplo, “Monopoly” que fortalece el pensamiento estratégico, “Tripolo” que mejora la concentración o “Lince” que refuerza los reflejos no solo permitirán al niño crear nuevas destrezas, sino que también integrarán toda la familia y serán una garantía de muchos momentos divertidos. Un juego de mesa de buena calidad cuesta más o menos 30 €.

Algo para el alma

Por último, os queremos proponer un regalo que recuerde al niño que la primera comunión es algo más que una fiesta suntuosa y una pila de obsequios. Los regalos religiosos serán un recordatorio espiritual que les ayudará a mantener su fe viva. De una amplia gama de regalos podemos escoger una Biblia con dibujos, un catecismo eucarístico o un detalle como una medallita de oro o una cruz de plata. El regalo lo podemos complementar con un marco para la foto de la primera comunión. Los regalos previamente mencionados no cuestan mucho y no deberían superar el tope de 30 € en cuanto a los libros y 50 € en cuanto a la joyería.
Un regalo para comunión no tiene que ser costoso para complacer al niño. En lugar de comprar los obsequios más modernos y extraordinarios para asombrar a la familia, más bien pensemos en los verdaderos intereses del niño, sus necesidades y su bien general. Puede resultar que un accesorio discreto y simple, pero en línea con sus intereses, les brinde más felicidad que un regalo caro y pomposo.