Hoy en día vivir saludable y cuidar de tu bienestar es muy difícil. Un trabajo absorbente, hábitos nutricionales insalubres, equivocados modos de lidiar con el estrés, como por ejemplo comer muchos dulces o relajarse con una botella de licor – todas estas costumbres tienen una influencia negativa en nuestra salud. Sobre esta base ha crecido el mercado de la dieta personalizada a domicilio. ¿Qué es? ¿Está dedicada solamente a las personas que no saben alimentarse bien? Y al final – ¿vale la pena utilizar este servicio?

¿En qué consiste este tipo de alimentación?

La dieta personalizada es un servicio de entrega a domicilio de comida saludable. Los platos servidos son frescos, equilibrados, naturales y variados; además, preparados respetando al ambiente. No tenemos que contar calorías, medir el peso de todos los ingredientes, calcular la cantidad de grasas o carbohidratos. En práctica, lo único que tenemos que hacer es escoger un plan nutricional, entre los ofrecidos por la empresa, que se ajuste mejor a nuestras necesidades, elegir la cantidad de platos a recibir por día y esperar para que llegue un paquete con nuestro almuerzo o cena. ¡Es así de sencillo!

¿A quién está dedicada?

Se suele pensar que los clientes de este tipo de planes de alimentación son las personas obesas que desean adelgazar de manera rápida y segura. Es verdad que la dieta personalizada a domicilio es uno de los modos más modernos, cómodos y efectivos para perder peso, pero existen otras razones para acudir a este tipo de alimentación. Existen varios menús para deportistas interesados en el aumento de masa muscular, para las personas que quieren desintoxicar su organismo, e incluso para diabéticos, ancianos y mujeres embarazadas. ¡Entre estos cada persona encuentra algo a su gusto!

¿Y desde un punto de vista económico?

El precio de la dieta personalizada varía en función de unos ciertos factores. En general, mientras más duradero sea el plan que escojamos, menos pagaremos. Los más costosos son los menús de prueba que cuestan 60-100 € por semana (normalmente incluyen dos platos). Si optamos por un plan con renovación automática, el menú tendrá un descuento de 10 a 20 € por semana respecto al precio inicial. Podemos pagar menos si en lugar de pedir los platos a domicilio, vamos a recogerlos al punto de entrega. A veces los menús para mujeres son menos costosos que aquellos para hombres pero no es una regla fija.

Beneficios adicionales

Varios sitios webs que proponen una dieta personalizada ofrecen no solo platos listos para comer sino que también tienen una amplia gama de servicios que ayudan a los clientes a monitorear sus progresos y animarse para un esfuerzo constante. Podemos por ejemplo utilizar las aplicaciones para evaluar la pérdida de peso, aprovechar los consejos en línea, acudir a recetas y planes de entrenamiento, además tendremos asignada una dietista que seguirá nuestros avances y responderá a todas nuestras preguntas.

Una buena elección para todos

Una dieta personalizada tiene múltiples ventajas: no solo nos ayuda a lograr nuestros objetivos en cuanto a la reducción de peso o el aumento de masa muscular, sino que también nos permite ahorrar mucho tiempo en la preparación de la comida y después, en la limpieza de toda la cocina. Esta ventaja se traduce en un ahorro de energía eléctrica y en la minimización del desperdicio de comida. Además, las personas que tienen problemas con la composición de los platos variados y saludables seguramente valorarán la diversidad gastronómica y la sabrosura de una comida personalizada. En conclusión, vale la pena optar por este tipo de alimentación en cada caso y en cada momento de la vida.